lunes, julio 18, 2011

El Encino

Rafael Guevara

Al encino primero le brotó una casa
luego le nacieron muchas mas
sus ramas se fueron poblando de gente
pronto el árbol albergaba un pueblo.

La gente se acostumbró a vivir en las alturas
las arañas revoloteaban en el cielo
con las hormigas voladoras
las hojas nunca mas descendieron.

Los sueños en el árbol cobraron vida
las gente se paseaba entre las hojas
celebrando en cada rama
el pueblo del encino sonreía.

Cuando vino el fuego
nadie lo vio llegar
llegó de noche
como llega el fuego
en silencio, sigiloso.

Las gentes bajaron del árbol
en busca de agua
lucharon toda la noche
subiendo jarras
por las ramas, por las nubes.

Cuando todo hubo terminado
del pueblo no quedaba nada
el árbol era un carbón seco
la gente lloraba desconsolada.

Vino la lluvia y pasó el tiempo
muchos se fueron tras el horizonte
buscando nuevos caminos

El encino carbonizado
bostezó como cansado
se torcio con el viento
y mostró un brote nuevo
una nueva cabaña en una rama
que se llamaba comienzo.


HRBG       18072011

4 comentarios:

Mónica Cavada López dijo...

Esperanzador amigo, hermosas imágenes, atrapan la esperanza

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Muy lindo poema, tan lindo como sembrar una ilusión llena de flores y de fragancias, donde broten nuevas esperanzas.

Besos poeta!
Diana

blog. da Tereza Maria dijo...

My lindo!!!
my besos!

Patricia dijo...

Bella poesía, me gusta cuando el dolor se transforma en esparanza, cuuando la lucha no cesa y se transforma en palabra en tu lápiz, bello poeta.
Patricia Molina