viernes, julio 15, 2011

La frágil santa de dedos largos.


Rafael Guevara

Pequeña frágil de los dedos largos
apretaba los dientes indefensa
caían sutiles cabellos entre sus piernas
sobre manzanas rojas de primavera

Oró durante milenios
sin que nadie la viera
sin que se le agradeciera

Oró por ella
Oró por todos
Oró de noche
Oró en la arena
Oraba siempre
Oró por cualquiera.


Rascando los árboles de las almendras
quebrando las ramas del abedul
cubría todo con su aliento
cargando las penas y los tormentos.

Abrió un surco sobre la tierra
húmeda de sed, también de espanto
clavando las puertas de aquel convento
leyendo a los santos, hasta quedar ciega

Oró durante milenios
sin que nadie la viera
sin que se le agradeciera

Oró por ella
Oró por todos
Oró de noche
Oró en la arena
Oraba siempre
Oró por cualquiera.

Cantando himnos medievales
alegres los bosques y los zorzales
prendió las velas y candelabros
corrió descalza los monasterios

Oró por ella
Oró por todos
Oraba siempre
Oró por cualquiera.

HRBG       08121983