lunes, diciembre 20, 2010

Verbo.

Rafael Guevara.


El gallo canta con voz de nácar,
atrapado me mareo en una vitrina,
son campanas que anuncian, el fin del día,
verano sin nieve para la vecina.

Calles repletas de luces intermitentes
aplastan los árboles con cables de colores
viejos tristes vestidos de Coca-cola
con barbas blancas y muchos juguetes,
panzas rellenas de deudas y tarjetas
plásticas con olor a pasas secas,

Panes enormes con olor a manzanilla,
las iglesias lloran con sus cruces caídas,
mil niños cantan la profecía.

Policías que persiguen a las mujeres
Cargadas de baratijas y chucherías,
fantasía de anís para niños pequeños,
mentira de ron para que jueguen
los niños viejos.

Los mercaderes han vuelto al templo
y esta vez lo quieren rematar,
con ladrones que se pasean en limosinas,
con los vidrios negros como cavernas.

En algún lugar de este enorme mercado,
una estrella anuncia un nacimiento,
y un niño pobre duerme en un pesebre.


RGHBG     20122010.

1 comentario:

bioalchemist dijo...

Humberto
me acabo de enterar que escribes....notable. Sólo nos conocemos a través de carachobuk y compartimos un mismo afán, el de escribir